viernes, 15 de agosto de 2014

Reflexiones de Francisco en 2da. semana de agosto de 2014(*)

“De María, llena de gracia, aprendemos que la libertad cristiana es algo más que la simple liberación del pecado. Es la libertad que nos permite ver las realidades terrenas con una nueva luz espiritual, la libertad para amar a Dios y a los hermanos con un corazón puro y vivir en la gozosa esperanza de la venida del Reino de Cristo”. “Que los cristianos de esta nación sean una fuerza generosa de renovación espiritual en todos los ámbitos de la sociedad. Que combatan la fascinación de un materialismo que ahoga los auténticos valores espirituales y culturales y el espíritu de competición desenfrenada que genera egoísmo y hostilidad. Que rechacen modelos económicos inhumanos, que crean nuevas formas de pobreza y marginan a los trabajadores, así como la cultura de la muerte, que devalúa la imagen de Dios, el Dios de la vida, y atenta contra la dignidad de todo hombre, mujer y niño”. 15//8/2014. Misa de Asunción de la Virgen María en Corea del Sur. RV.
“He dicho que los pobres están en el centro del Evangelio; están también al comienzo y al final. Hay un peligro, hay una tentación que llega en los momentos de prosperidad: es el peligro de que la comunidad cristiana se ‘socialice’, que pierda la capacidad de celebrar el Misterio y se transforme en una organización espiritual, cristiana, con valores cristianos, pero sin levadura profética. Así se pierde la función que tienen los pobres en la Iglesia. Ésta es una tentación que las Iglesias particulares, las comunidades cristianas han sufrido tanto, en la historia. Y ello hasta el punto de transformase en una comunidad de clase media, en la cual los pobres legan a sentir vergüenza: les da vergüenza entrar. No es una Iglesia pobre para los pobres, sino una Iglesia rica para los ricos, o una Iglesia de clase media para los pudientes”. 14/8/2014. Encuentro con Obispos coreanos. RV.
“La búsqueda de la paz representa también un reto para cada uno de nosotros. Se trata del reto permanente de derribar los muros de la desconfianza y del odio promoviendo una cultura de reconciliación y de solidaridad. La diplomacia, como arte de lo posible, está basada en la firme y constante convicción de que la paz se puede alcanzar mediante la escucha atenta y el diálogo, más que con recriminaciones recíprocas, críticas inútiles y demostraciones de fuerza. La paz no consiste simplemente en la ausencia de guerra, sino que es “obra de la justicia” (cf. Is 32,17). Y la justicia, como virtud, requiere la disciplina de la paciencia; no se trata de olvidar las injusticias del pasado, sino de superarlas mediante el perdón, la tolerancia y la colaboración. Requiere además la voluntad de fijar y alcanzar metas ventajosas para todos, poner las bases para el respeto mutuo, para el entendimiento y la reconciliación. Me gustaría que todos nosotros podamos dedicarnos en estos días a la construcción de la paz, a la oración por la paz y a reforzar nuestra determinación de conseguirla”. 14/8/2014. Mje inaugural visita a Corea del Sur. RV.

(*) Extracto textual, de Homilías, mensajes y reflexiones del Papa Francisco, durante la 2da. semana de agosto de 2014. Síntesis propia, para su difusión en Parroquias, Escuelas e Instituciones diversas. Verlo en: https://www.facebook.com/catedrafrancisco y en http://nueva-realidad.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Felices Pascuas 2018!!!